La Caja Negra



Hace muchos años, existió una caja negra que irradiaba un gran poder. Poder que fue utilizado en principio por el hombre para crear grandes cosas que le hacían bien al mundo. Sin darse cuenta, ese poder lo fue embriagando con ego, orgullo, y mucha avaricia.
Dos magos se enfrentaron a los usuarios de la caja negra y apenas lograron sellarla en los confines del planeta, donde ninguna persona común, fuera capaz de llegar a ella. Había sido encadenada con dirección a cada punto cardinal, a fin de sellar su poder al máximo.
Pasaron años cuando así apareció un joven curioso arqueólogo, investigando ruinas y en busca de lugares desconocidos y vírgenes al tacto humano. En una de sus búsquedas, a media noche, escuchó una voz que lo llamaba en medio del polo sur. Sin darse cuenta se encontraba frente a una cueva gigante en medio de una tormenta de nieve, este sin pensarlo entró, el calor que hacía allí era descomunal e irónico, seguía escuchando una voz que lo seducía cada vez más en adentrarse en aquel lugar, hasta encontrar la extraña caja.
El preciado objeto a pesar de estar sellado, pudo apenas otorgar al hombre una espada cuyo filo parecía ser tremendo, el joven no lo pensó dos veces, dejándose llevar por sus impulsos y empezó a romper las cadenas cada vez más desesperado, más embriagado por ese poder que se le estaba metiendo entre las venas
Unos segundos después empezaron a salir cadenas de entre los muros aprisionando al joven. Uno de los antiguos magos que había sellado la caja se manifestó frente a él diciéndole "No volverás a ser libre hasta que logres purificar tu alma nuevamente, de momento permanecerás sellado como parte de la caja y no verás la luz del día hasta que abras los ojos de nuevo a la verdad"


Post a Comment

Popular posts from this blog

Corazón de cadenas, alma ingenua

Aurora Boreal